19.6.09

Confesiones de verano (o de invierno...depende)

Les confieso que estoy un poco varado con el blog. Mambobubú tiene sus épocas y como es mi mambo cambio cada 2 por 4 (y también cada 6 por 8).

Mal chiste aparte, vengo en plan revisión de catálogo (gracias a la impresionante ayuda de Dan Albertson del The Living Composers Project) y de nuevo idilio con la música de partituras. A esto se le suma mi vuelta a los proyectos (digamos que) enteramente instrumentales. O sea que estoy escribiendo partituras después de unas pequeñas vacaciones (¿diez años pasan volando?).

Le cuento a Silvia Rivero de "Era musical" que la música electroacústica que estoy haciendo estos últimos años es para mí "mi música instrumental ideal". Es una música que tiende o aspira a la composición instrumental partiendo de situaciones encontradas, provocadas o prefabricadas.

Por ejemplo, Phonographie 4: Ciudad-Imagen está compuesta por dos improvisaciones. Una instrumental y la otra con sonidos vocales y corporales.

Hay más detalles en la entrada de Phonographie 4, "Músicas porque sí".

Al mismo tiempo, en mis partituras de música de cámara utilizo cada vez más objetos: Un cilindro de cartón, un timbre de bicicleta, una o dos linternas, un paraguas, serán parte del "instrumental" para la música que estoy componiendo para Myriam Belfer que es para soprano, objetos y situaciones de "teatro música".

En este plan revision voy a nombrar a bastante gente que me parece importante y tiene que ver con las intersecciones que por ahí se dan. Además de Myriam, Silvia y Dan es preciso citar a Cecilia Arditto que es como la imagen del foco que se enciende y es fuente de algunas ideas y motivaciones.

Habrá muchas más conexiones en este Mambobubú desnudo.

6 comentarios:

e.guedes dijo...

dale, gabo! y que venga el mambobubu nu! beijo

Silvia dijo...

Hola Gabriel, debo confesarte de mi parte que se interrumpió la entrevista que te estaba realizando , retomaremos . Viene muy bien que de alguna otra forma comentes al respecto de tu pensamiento instrumental, muy claro y creo que de esta forma iluminas un poco más lo que conforma y me dirás tú si corresponde o me lo permites;tu entorno sonoro más personal, más intimo ) y a lo que a la vez en mi personal participacion como oyente en tus obras, lo tomo como lo más lejano porque logras en lo creado un alejamiento total en mis conceptos sonoramente musicales, llevándome a despertar recorridos muy cercanos a "relatos de apreciación" que es lo que digamos vine realizando en la escucha de lo que has subido e invitado a escuchar.
Muchos cariños Gabriel !

Extractos... dijo...

nada Gabriel, hasta los grandes navíos deben varar una o dos veces al año para reparar y descansar...
pero sigue con esas partituras que has retomado y con tus proyectos...

abrazos

Cecilia Arditto dijo...

Gracias por tus palabras! A mi el paraguas de tu obra me emociona hasta las lágrimas, te juro que más que un violín con mucho vibrato.
Por amantes de las partituras, nos estaremos volviendo anacrónicos, más todavía?
A mi, que querés que te diga, todo esto me da esperanza!
Saludos desde el falso verano holandés!

gabriel dijo...

Es que estoy bastante harto de los efectos especiales. Escribir es un refugio. Libretitas y lápices, grabadores a caset y también escáners y compus.
Gracias por el fuego!

Silvia dijo...

Leí en algún momento que si se sabe bailar y si se sabe escuchar ( música) había muchas posibilidades de poder escribir un gran poema. No sé , a veces aparece en mi balanza cierta necesidad de estrechar lazos con las palabras y tus obras sonoras lo propician, tal vez a tí te pase con la necesidad de escribir tus partituras intrumentales ...