23.5.09

Mientras


Deja de ser trabajo cuando consigo la misma paz que la que obtengo dibujando las líneas de pentagrama o preparo el agua para unos mates formidables.
Estoy concentrado cuando consigo placer en retirar una pelusa del papel.

Mientras, eso que podemos llamar "el ritmo de trabajo", el transcurso, los cruces de caminos largos con atajos que no cortan: el pensamiento que no dobla porque no es lineal y retarda la velocidad de la flecha del tiempo.

3 comentarios:

Tía Ce dijo...

Que texto más bonito! La vida se nos va en preparativos.

e.guedes dijo...

qué lindo! simple y en un segundo, la vida. ah,la vida, siempre, mientras. y por todo, quiero crer.
um beijo, neno

Silvia dijo...

Muy ameno Gabriel. Cada momento tiene su brillo, su tono de luz y es bueno detenerse unos instantes para disfrutar de su calor, de lo que se encuentra cuando trabaja con amor sobre lo que apasiona aunque sea a altas horas si es tu momento, en ese mientras siempre hay un pantallazo que se nos abre con el arte y claro; ilumina todo y aunque sea fugaz.