10.5.09

Una forma sonora del saber

Desde hace veinticinco siglos el saber occidental intenta ver el mundo. Todavía no se ha comprendido que el mundo no se mira, se oye. No se lee, se escucha.
Nuestra ciencia siempre ha querido supervisar, contar, abstraer y castrar los sentidos, olvidando que la vida es ruidosa y que sólo la muerte es silenciosa: ruidos del trabajo, ruidos de los hombres y ruidos de las bestias. Ruidos comprados, vendidos o prohibidos.
(...)
La música es más que un objeto de estudio: es un medio de percibir el mundo. Un útil de conocimiento. Hoy día, ninguna teorización mediante el lenguaje o las matemáticas es ya suficiente, porque está demasiado cargada de significantes previos, incapaz de dar cuenta de lo esencial de esta época: lo cualitativo y lo impreciso, la amenaza y la violencia. Los conceptos mejor establecidos se disuelven y todas las teorías flotan ante la ambigüedad creciente de los signos usados e intercambiados. Las representaciones disponibles de la economía, atrapadas en esquemas instalados en el siglo XVII o todo lo más hacia 1.850, no pueden ni predecir, ni describir, ni siquiera expresar aquello que nos aguarda.
Hay pues que imaginar formas teóricas radicalmente nuevas para hablar de las nuevas realidades. La música, organización del ruido, es una de esas formas. Refleja la fabricación de la sociedad; es la banda audible de las vibraciones y los signos que hacen a la sociedad. Instrumento de conocimiento, incita a descifrar una forma sonora del saber.
[Jacques Attali, Ruidos: ensayo sobre la economía política de la música.]

4 comentarios:

Cecilia Arditto dijo...

Bresson dice que la vista y el oído operan en niveles diferentes: la vista en el plano de la información, el oído en un campo más psicológico y emocional. Me gusta la idea de la música como una manera de percibir el mundo y el desciframiento sonoro del saber. Gracias por este texto tan bonito!

Silvia dijo...

Economizando... me quedo con Una forma sonora del saber )))

cariños !!!

e.guedes dijo...

Interessante. Ouvir é impressionante, de fato.
Beijo

Anónimo dijo...

uhhh grosso
remiten reflexiones como las de Attali a éso de
"un sonido dispara mil imágenes..."
por sobre una imagen vale por mil palabras..
serà mensurable...?